24 diciembre 2008

...tu juego me ha dejado asi...


Tanto tiempo escondida bajo la perplejidad de mis sombras, bajo la confidencialidad de mis sábanas, bajo el abrigo de ese paciente peluche, valeroso compañero nocturno, que día a día sostiene mis lágrimas...


Es tanto el tiempo que llevo escondiendo este sentimiento, que no tengo valor ni para admitirlo.


Son tantas las veces que he deseado gritarle al mundo... y aun así, permanecí callada, al amparo de un abrazo, confesándome a mi misma delante de una mesa vacía y un café caliente, ocultándole al resto del mundo mis ganas de encontrar una respuesta a todas mis preguntas, ocultando quizá mis deseos, mis sueños, mis ganas de salir volando una noche más en busca de la estrella que me arropa, buscando esa luna que me mece hasta caer rendida susurrándole mil historias ocultas en lo más profundo de mi ser.


Tanto tiempo sintiéndome tan sola...

… y de repente apareces tú, que tienes ese maravilloso don de poner mi mundo patas arriba y volverme loca por un instante.

Apareces tú, y me pides permiso para poder escucharme, para sentirme más cerca de ti a pesar de los kilómetros que nos separan… pero… ¿qué es eso para nosotros?...

...tan solo números…


¿Por qué me preguntas? ¿Cómo te atreves a pedirme permiso para ocupar esa silla vacía que está frente a ese café ya helado de esperarte? ... ¿lo sabes y aun te lo cuestionas?


…lo necesitaba…


Necesitaba tenerte cerca aunque solo fuera por un instante, aunque solo me regalaras un abrazo, una historia, un susurro en la noche más fría de todo diciembre, aunque cálida al sentirte conmigo…, una escena, una sonrisa…

…esa sonrisa que me hizo ver lo importante que eres para mi…

…esa sonrisa que tanto añoro ahora que no puedo disfrutar de ella…

…esa sonrisa que, hasta que no la tuve, no supe valorar cuánto la necesitaba…


Por favor, siéntate, aun tengo tantas cosas que contarte… aun nos quedan tantos momentos por compartir…


…pidamos otro café, no quiero volver a sentir ese frío que hiela mi alma, que hiela mis huesos… no quiero volver a sentirme sola…


…hoy quiero conservar el calor que cuando te fuiste dejaste conmigo…

…hoy quiero abrazar tu ausencia…

…porque sabes que te diría tantas cosas…tantas…


mírame, ¿qué hago aquí?… tu juego me ha dejado así…

5 comentarios:

oso... dijo...

El café a mi me gusta solo y con hielo... así puedo disfrutar más del momento mientras rechupeteo los cubitos...
Pero llevo demasiado tiempo tomandolo solo... debo empezar a tomarlo con leche?... me vale con ver que lo tomo con tigo.

(menos mal que solo tomamos uno en todo el fin de semana :-P)

Gracias Taa!
(tantas cosas...)

Fertxu dijo...

Mi café?? Solo, por favor...

TeyGuma Martínez Endo dijo...

Hola Kaa ! Mil gracias por el comment!.. cuidate muchísimo y .. q bonito blog !! estamos en contacto.. Ciao !

Anónimo dijo...

Pues mis entradas de blog solo dan risa o te dejan con un sabor agrio en la boca, como cuando vomitas y se te mete algo de vómito en las fosas nasales y todo te sabe a vómito durante unos minutos, hasta el aire.
Tus entradas de blog son más agradables.

Fertxu dijo...

Gracias anónimo. Has resultado ser muy poético...